lunes, 28 de febrero de 2011

Los Heroes del Olimpo El Heroe Perdido Capitulo 2

II Jason
La Tormenta se batió en un huracán en miniatura. Las nubes re direccionadas serpenteaban hacia la pasarela como los tentáculos de una medusa monstruo.
Los chicos gritaban y corrían por la construcción. El viento arrebataba sus cuadernos, chaquetas, sombreros y mochilas. Jason atravesó el piso resbaloso.
Leo perdió el equilibrio y casi se cae por la baranda, pero Jason lo agarro de la chaqueta y lo regreso.
“Gracias, hombre” grito Leo.
“Vamos, vamos, vamos” dijo el entrenador Hedge.
Piper y Dylan estaban manteniendo las puertas abiertas, guiando a los otros chicos adentro. La chaqueta de snowboarding de Piper se agitaba violentamente, su pelo negro en toda su cara. Jason pensó que debería haber sido el congelamiento, pero ella lucia calmada y confiada- diciéndoles a los otros que todo estaría bien, animándolos a que siguieran.
Jason, Leo y el entrenador Hedge corrían hacia ellos, pero era como si corrieran por arena movediza. El viento parecía pelear con ellos, empujándoles de regreso.
Dylan y Piper empujaron a otro chico adentro, entonces perdieron el control sobre las puertas. Se cerraron de golpe, cerrando el puente.

Piper tiraba de las manijas. Dentro, los chicos golpeaban el cristal, pero las puertas parecían estar atascadas.

“Dylan, ayuda” grito Piper.
Dylan solo se quedo ahí con una sonrisa idiota, su jersey de Cowboy ondeaba en el viento, como si él fuera a disfrutar de la tormenta.
“Lo siento Piper” dijo Dylan “Ya termine de ayudar.”
El movió la muñeca, y Piper voló, estrellándose en las puertas y resbalando en la pasarela.
“Piper” Jason intento seguir, pero el viento estaba en su contra, y el entrenador Hedge lo empujo de vuelta.

“Entrenador” dijo Jason. “Déjeme ir!”

“Jason, Leo, quédense detrás de mí,” ordeno el entrenador. “Esta es mi lucha. Debería haber sabido que era nuestro monstruo”
“Qué?” demando Leo. Una hoja de trabajo picara le abofeteo en la cara, pero él la golpeo con fuerza lejos “Que monstruo?”
La gorra del entrenador voló, y sobresalió de su cabello dos moretones- como los de los personajes de caricatura cuando se les golpea en la cabeza. El entrenador Hedge levanto su bate de baseball- pero ya no era más un bate regular. De algún modo se había convertido en un grupo de árboles toscos, con hojas y ramas aun unidas.
Dylan le dio esa sonrisa psicópata feliz “OH, vamos, entrenador. Deje que el chico me ataque! Después de todo, ya está muy viejo para esto. No es por eso por lo que se retiro a esta estúpida escuela? He estado en tu equipo toda la temporada y tu no lo sabías. Estas perdiendo la nariz, abuelo”
El entrenador hizo un sonido enojado como un animal balando “eso es, pastelito. Vas a caer”
“Piensas que puedes proteger a tres mestizos a la vez, viejo” rió Dylan, “Buena suerte”

Dylan señalo a Leo, y una nube se materializo en torno a él. Leo bolo del puente como si hubiera sido lanzado. De algún modo se las arreglo para girar en el aire, y se estrello de costado contra la pared del cañón. El se deslizo, arañando con furia por cualquier asidero. Finalmente tomo una fina cornisa a unos 15 pies por debajo de la pasarela y colgaba de una mano.

“Ayuda” nos gritó “Cuerda, por favor? Cuerda de bungee? Algo?”
El entrenador Hedge maldijo y lanzo a Leo su garrote “No sé quién eres, chico. Pero espero´ re bueno. Mantén a esa cosa ocupada.- le clavo el dedo a Dylan-. Voy por Leo ”

“hacer qué?” demando Jason “Vas a volar?”

“No volar, escalar” Hedge se saco los zapatos, y Jason casi tiene un infarto. El entrenador no tenía ningún pie,. Tenía pezuñas- pezuñas de cabra. Lo que significaba que esas cosas en su cabeza, pensó Jason, no eran golpes sino cuernos.
“Eres un fauno” dijo Jason
“Satiro!” espetó Hedge “Los Faunos son romanos. Pero podemos hablar de eso luego”
Hedge salto por encima de la baranda. Iba hacia la pared del cañón y sus pezuñas tenían éxito en primer lugar. Salto por el acantilado con una agilidad imposible, encontrando puntos de apoyo no más grandes que estampillas. Esquivando torbellinos que intentaban atacarlo mientras se abría camino hasta Leo.
“No es lindo!” Dylan se giro hacia Jason “Ahora es tu turno, chico”
Jason tiro el garrote. Parecia inútil con el viento fuerte, pero el garrote voló derecho hacia Dylan, incluso cuando dio una curva para intentar esquivarlo, este se estrello en su cabeza tan fuerte que le hizo caer de rodillas.
Piper no estaba tan aturdida como aparentaba. Sus dedos se cerraron alrededor del garrote cuando este rodo a su lado, pero antes de que ella pudiera usarlo, Dylan se levanto. Sangre- sangre dorada- brotaba de su frente.
“Buen intento, chico” Fulmino con la mirada a Jason “Pero vas a tener que hacerlo mejor”
El puente se estremeció. Pequeñas fracturas aparecieron en el vidrio. Dentro, en el museo los chicos pararon de golpear el cristal. Retrocedieron, viendo el terror.
El cuerpo de Dylan se disolvió en humo, como si sus moléculas se hubieran separado. El tenia la misma cara, la misma sonrisa blanca y brillante, pero su forma entera se componía de repente de remolinos de vapor negro, sus ojos como chispas eléctricas en una nube de tormenta viviente. De él brotaron alas de humo negro y se elevo por encima del puente. Si los ángeles podían ser malos, decidió Jason, lucirían exactamente como eso.
“Eres un ventus” dijo Jason, aunque no tenía idea de cómo sabia esa palabra. “Un espíritu de tormenta”
La risa de Dylan sonó como un tornado arrancando un tornado. “Me alegro de haber esperado, semidiós. Leo y Piper, sabia de ellos hace semanas,. Podria haberlos matado en cualquier momento. Pero mi señora dijo que venía un tercero- alguien especial. Ella me recompensara por tu muerte”
Dos nubes mas aterrizaron a cada lado de Dylan y se convirtieron en venti- fantasmales hombres jóvenes con alas de humo y ojos titilantes como un rayo.
Piper se quedo abajo, pretendiendo estar aturdida, su mano seguía apretando el garrote. Su cara estaba pálida, pero le dio a Jason una mirada determinada, y el entendió el mensaje: mantén su atención. Les voy a pegar en la cabeza por detrás.
Linda, inteligente y violenta. Jason deseo recordar haberla tenido como novia. Cerró los puños y se dispuso a cargar, pero nunca tuvo la oportunidad.
Dylan alzo sus manos, un arco de electricidad corrió entre sus dedos, y golpeo a Jason en el pecho.
Bang! Jason se encontró tendido de espaldas. Su boca sabia como papel aluminio en llamas. Levanto su cabeza y vio que su ropa estaba quemada. El rayo había ido directamente hacia su cuerpo y le quito el zapato el zapato izquierdo. Los dedos estaban negros con hollín.
Los espíritus de tormenta se estaban riendo. El viento rabió. Piper estaba gritando desafiante, pero todo sonaba pequeño y muy lejano.
Por el rabillo del ojo, Jason vio al entrenador Hedge trepando por el acantilado con Leo a sus espaldas. Piper estaba sobre sus pies, desesperada balanceaba el garrote para defenderse de los dos espíritus extra, pero ellos solo estaban jugando con ella. El garrote fue a través de ellos como si no estuvieran ahí. Y Dylan, un oscuro y alado tornado con ojos se alzaba sobre Jason.  
“Alto” graznó Jason. Se levantó tambaleándose sobre sus pies. No estaba seguro de quien estaba más sorprendido: el o los espíritus de tormenta.
“Como es que estas vivo?” Dylan parpadeó “ese rayo era suficiente para matar a 20 hombres”
“Mi turno” dijo Jason 
Metió la mano en el bolsillo y saco la moneda de oro. Dejo que sus instintos tomaran el control, giro la moneda en el aire como si lo hubiera hecho millones de veces. El la tomo en su mano, y de repente estaba sosteniendo una espada-perversamente afilada  de doble filo. El mango se ajustaba a sus dedos a la perfección, y toda era de oro-la empuñadura, el mango y la hoja.
Dylan gruño y retrocedió. Miro a sus dos compañeros y gritó “Y bien? Matenlo!”
Los otros espíritus de tormenta no lucían felices con la orden, pero volaron hacia Jason, sus dedos chisporroteando electricidad.
Jason se balanceo hacia el primer espíritu. Su hoja paso a través de el, y la forma de humo de la criatura se desintegro. El segundo espíritu lanzo un rayo, pero la hoja de Jason absorbió la carga. Jason avanzo-con un rápido movimiento, y el segundo espíritu se disolvió en polvo dorado.

Dyaln gimió de indignación. El miro hacia abajo como si esperara que sus compañeros se re-formaran, pero su los restos de polvo dorado se dispersaron por el viento. “Imposible! Quien eres, mestizo?”

Piper estaba tan aturdida que bajo el garrote “Jason, como…?”
Entonces, el entrenador Hedge salto de nuevo al puente y arrojo a Leo como a un saco de harina.
“Espíritus, témanme!” gritó Hedge, flexionando sus brazos cortos. Entonces miro a su alrededor y noto que allí solo estaba Dylan.
“Maldición, muchacho!” espetó a Jason. “No dejaste algo para mí? Me gustan los retos!”
Leo se puso en pie, respirando con dificultad. Lucia completamente humillado, sus manos sangraban por arañar las rocas. “Yo, entrenador súper cabra, cualquiera que sea-  Acabo de caer por el maldito gran cañón. Deja de pedir desafíos!”
Dylan les siseo, pero Jason podía ver el miedo en sus ojos. “No tienes idea de a cuantos enemigos has despertado, mestizos. Mi señora destruirá a todos los semidioses. No puedes ganar esta guerra”
Encima de ellos, la tormenta estallo en un vendaval de gran fuerza. La grietas se extendieron en el puente. Caían hojas de lluvia, y Jason tuvo que agacharse para mantener el equilibrio.
Un hoyo se abrió en las nubes- un remolino de negro y plata.
“La señora me llama de vuelta!” gritó Dylan con alegría “Y tú, semidiós vendrás conmigo!”
Se lanzó hacia Jason, peor Piper abordó al monstruo por la espalda. A Pesar de que estaba hecho de humo, Piper se las arregló para conectar. Ambos se fueron extendiendo. Leo, Jason y el entrenador se lanzaron a ayudar, pero el espíritu grito con rabia. Lanzo un torrente que golpeo a todos hacia atrás. Jason y el entrenador Hedge aterrizaron sobre su trasero. La espada de Jason se deslizo por el cristal. Leo se golpeo la parte de atrás de su cabeza y se acurruco de lado, aturdido y gimiendo. A piper le toco la peor parte. Ella fue expulsada de Dylan, golpeo la barandilla, cayendo por un lado hasta quedar colgando de una mano sobre el abismo.
Jason se dirigió hacia ella, pero Dyaln gritó “Me conformo con esto!”
Agarró el brazo de Leo y comenzó a subir,  remolcó a un semiconsciente Leo debajo de él. La tormenta giro más rápido, tirando de ellos como una aspiradora.
“Ayuda!” gritó Piper “Alguien!”
Entonces se deslizo, gritando mientras caía.
“Jason, ve!” gritó Hedge “Sálvala!”

El entrenador se lanzo hacia el espíritu con algunos serios cabra fu- arremetiendo con sus cascos, golpeando a Leo dejándolo fuera de las garras del espíritu. Leo cayo seguro al piso, pero Dylan lidio con el entrenador en brazos en su lugar. Hedge trato de cabeza-dándole un tope, luego lo pateo y lo llamo pastelito. Se elevaron en el aire ganando velocidad.

El entrenador Hedge gritó una vez más, “Sálvala! Tengo esto!” entonces el satiro y el espíritu de tormenta fueron en espiral hacia las nubes y desaparecieron.
Salvarla?, pensó Jason Ella se ha ido!
Pero de nuevo sus instintos ganaron. Corrió hacia la barandilla, pensando. Soy un lunático, y salto por el costado.
Jason no tenía miedo a las alturas. Tenía miedo de estrellarse contra el suelo del cañón a 500 pies más abajo. Pensó que no había logrado nada excepto morir junto a Piper, pero escondió sus brazos y cayó de cabeza. Las paredes del cañón parecían pasadas como en un película en velocidad rápida. Su cara se sentía como si se estuviera despellejando.

En un latido, se encontró con Piper, quien se agitaba violentamente. Rodeo su cintura y cerro sus ojos, esperando la muerte. Piper gritó. El viento silbaba en los oídos de Jason. Se pregunto cómo se sentiría morir. Estaba pensando, probablemente no muy bien. El deseaba que de alguna manera nunca pudieran llegar al fondo.

De pronto el viento cesó. Entonces el grito de Piper se convirtió en un jadeo ahogado. Jason pensó que debía estar muerto, pero no sintió ningún impacto.
“J-J-Jason,” consiguió Piper.
Abrió los ojos. No estaban cayendo. Estaban flotando en el aire, a 100 pies sobre el rio.
Apretó a Piper en un abrazo, y ella se situó de modo que lo abrazara a el también. Estaban nariz con nariz. El corazón le latía con mucha fuerza, Jason podía sentirlo a través de sus ropas. 

Su aliento olía como canela. Ella dijo “Como es que tu-”



“Yo no,” dijo “Pienso que sabría si pudiera volar”
Pero entonces pensó: no sé ni quién soy.
Se imagino subiendo. Piper gritó que les dispararon pocos pies más arriba. No estaban exactamente flotando, decidió Jason. Podía sentir la presión bajo sus pies como si estuvieran balanceándose en la cima de un geiser.
“El aire esta sosteniendonos” dijo.
“Bien, dile que nos sostenga más! Sácanos de aquí!”
Jason miro abajo. Lo más fácil seria hundirse suavemente al piso del cañón. Lugo miro arriba, la lluvia había parado. Las nubes de tormenta ya no lucían malignas, pero todavía estaban ruidosas y titilantes. No había garantía de que los espíritus se hubieran ido para siempre. No tenía idea de que le había pasado al entrenador Hedge. Y había dejado a Leo allí arriba, apenas consiente.
“Tenemos que ayudar,” dijo Piper, como si estuviera leyendo sus pensamientos. “Puedes-”
“vamos a ver” Jason pensó Arriba, inmediatamente se dispararon hacia el puente.


El hecho de que iba sobre el viento le hubiera parecido genial bajo otras circunstancias, pero el todavía estaba en shock. Tan pronto como llegaron al puente, corrieron hacia Leo.

Piper le dio la vuelta a Leo, y el gimio. Su chaqueta militar estaba empapada por la lluvia. Su cabello rizado estaba dorado por el polvo de monstruo a su alrededor, pero al menos no estaba muerto.

“Estúpida…horrible…cabra”  Murmuró.
“adonde se fue?” pregunto Piper.
Leo señalo hacia arriba “Nunca cayo. Por favor dime que realmente no salvo mi vida”
“dos veces” dijo Jason
Leo gimió más fuerte. “Que paso?. El chico tornado, la espada de oro…me golpee la cabeza. Es eso, cierto? Estoy alucinando?”
Jason se había olvidado de la espada. Camino a donde estaba tendida y la tomo. La hoja estaba bien balanceada. En un presentimiento la lanzo. En medio giro, la espada se contrajo de nuevo en una moneda y aterrizo en su palma.
“Sep” dijo Leo “Definitivamente alucinando”
Piper se estremeció en su ropa empapada “Jason, esas cosas- ”
“Venti” dijo Jason “espíritus de tormenta”
“Bien. Tú actuaste como…como si los hubieras visto antes. Quien eres?”
El negó con la cabeza. “Eso era lo que estaba intentando decirles. No lo sé”
La tormenta desapareció. Los otros chicos de la escuela Wilderness miraban por las puertas de cristal con horror. Los guardias de seguridad estaban trabajando en las cerraduras ahora, pero no parecía que estuvieran teniendo algo suerte.
“el entrenador Hedge dijo que tenía que proteger a tres personas”, recordó Jason. “Creo que significaba a nosotros”
“Y esa cosa en la que Dylan se convirtió…” Piper se estremeció “Dios, no puedo creer que estaba golpeándome. Nos llamó…que, semidioses?”

Leo estaba de espaldas, mirando al cielo. No parecía ansioso por levantarse “no sé qué  significa semi” dijo “pero yo no me siento bastante divino. Ustedes chicos se sienten divinos?”

Hubo un sonido quebradizo como ramas secas ajustándose, y las grietas en el puente empezaron a ampliarse.
“tenemos que salir de esta cosa” dijo Jason “Tal vez si nosotros-”
“Ohh-kay,” interrumpió Leo “Mira hacia arriba y dime si esos son caballos voladores”
Al principio Jason pensó que Leo se había golpeado la cabeza muy duro. Entonces vio una forma oscura descendiendo del este – muy lento para un avión, muy grande para un ave. A medida que se acercaban podía ver a un par de animales alados- grises, con cuatro patas, exactamente como caballos- excepto que cada uno tenía una envergadura de 20 pies. Y estaban tirando una brillante caja de colores de dos ruedas: un carro.
“Refuerzos” dijo “hedge me dijo que un escuadrón de extracción vendría por nosotros”
 “Escuadrón de extracción?” Leo se puso en pie “Eso suena oloroso”
“Y donde nos van a extraer?” pregunto Piper
 Jason vio que el carro se estaciono al extremo del puente. Los caballos voladores escondieron sus alas y galoparon nerviosos a través del cristal, como si sintieran que estaba a punto de romperse. Dos adolescentes estaban en el carro- una chica rubia alta tal vez un poco mas Jason, y un chico voluminoso con la cabeza rapada y una cara como una pila de ladrillos. Ambos traían jeans y camisetas naranjas, con escudos sobre sus espaldas. La chica salto antes de que el carro terminara de moverse. Sacon un cuchillo y corrió hacia el grupo de Jason mientras el chico voluminoso frenaba los caballos.

“Donde está el?” demando la chica. Sus ojos grises eran feroces y un poco alarmantes.

“Donde esta quien?” Pregunto Jason.
Ella frunció el seño como si su respuesta fuera inaceptable. Entonces se volteo hacia Leo y Piper. “Que hay sobre Gleeson? Donde está su protector, Gleeson Hedge?”
El primer nombre del entrenador era Gleeson? Jason podría haberse reído si la mañana no hubiera sido tan rara y aterradora. Gleeson Hedge: entrenador de fútbol, hombre cabra, protector de semidioses. Seguro. Porque no?
Leo se aclaro la garganta “fue tomado por algunas…cosas tornado”
“Venti” dijo Jason “espíritus de tormenta”
La chica rubia arqueo una ceja “Quieres decir anemoi thuellai? Ese es el término griego. Quien eres, y que paso?”
Jason hizo lo mejor por explicarse, a pesar de que era difícil satisfacer con esos intensos ojos grises. Hacia la mitad de la historia, el otro chico del carro se acerco. Se quedo mirándolos, con los brazos cruzados. Tenía un tatuaje de arcoíris en sus bíceps, lo que parecía un poco inusual.
Cuando Jason hubo finalizado su historia, la chica rubia no lucia satisfecha. “No, no, no! Ella me dijo que estaría aquí! Me dijo que si venia aquí encontraría la respuesta”
“Annabeth” el chico calvo gruño “mira esto!” señalo a los pies de Jason
Jason no había pensado mucho en eso, pero le faltaba todavía su zapato izquierdo, que había sido arrancado por el rayo. Su pie desnudo se sentía bien, pero parecía un trozo de carbón.
“El chico con un zapato” dijo el chico calvo “El es la respuesta”
“No, Butch” insistió la chica. “El no puede ser. Estaba engañada” miro al cielo como si hubiera hecho algo mal “Que quieres de mi?” gritó “Que has hecho con él?”
El puente se estremeció, y los caballos relincharon con urgencia.
“Annabeth” dijo el chico calvo, Butch “Tenemos que salir. Llevemos a estos tres al campamento e imagina fuera de ahi. Los espíritus de tormenta podrían volver”
Ella echaba chispas por un momento “Bien” se fijo en Jason con una mirada de resentimiento “Vamos a resolver esto después”
Ella giro sobre sus talones y se dirigió hacia el carro.
Piper negó con la cabeza “Cual es su problema? Que está pasando?”
“En serio” coincidió Leo
“Tenemos que sacarlos de aquí” dijo Butch. “se los explicare por el camino”
“No iré a ninguna parte con ella” señalo Jason hacia la rubia. “Luce como si quisiera matarme”
Butch vacilo “Annabeth está bien. Tienes que cortar un poco su holgura. Tuvo una visión que le decía que tenía que venir, a buscar a un chico con solo un zapato. Que se suponía sería la respuesta a su problema. ”
“Que problema?” pregunto Piper
“Ella ha estado en busca de uno de nuestros campistas, que ha estado desaparecido tres días” dijo Butch “Ha estado a punto de salirse de casillas por la preocupación. Esperaba que estuviera aquí”
“Quien?” pregunto Jason.
“Su novio” dijo Butch “Un chico llamado Percy Jackson”











No hay comentarios:

Publicar un comentario