martes, 19 de abril de 2011

Los Heroes del Olimpo El Heroe Perdido Capitulo 3

III Piper

DESPUES DE UNA MAÑANA DE ESPIRITUS DE TORMENTA, hombres cabra, y novios voladores, Piper debería estar perdiendo la cabeza. En cambio, lo único que sentía era miedo.

Está empezando, se dijo. Justo como el sueño dijo.

Se paro en la parte trasera del carro con Leo y Jason,  mientras el chico calvo, Butch, tomaba las riendas, y la chica rubia, Annabeth, ajustaba un dispositivo de navegación de bronce. Se elevaron sobre el Gran Cañón y se dirigieron al este, viento helado que rasgaba directamente  a través de la chaqueta de Piper. Detrás de ellos, mas nubes de tormenta se estaban reuniendo.
El carro se sacudió y golpeo. No tenia cinturones y la parte de atrás estaba abierta, por lo que Piper se preguntaba si Jason la cogería de nuevo si ella se caía. Esa había sido la parte más preocupante de la mañana-no que Jason pudiera volar, sino que él había celebrado en sus brazos y sin embargo no sabía quién era ella. 


Todo el semestre había trabajado en una relación, intentando darle a Jason la noticia de que era más que una amiga. Finalmente había conseguido que el gran tonto la besara. Las últimas semanas habían sido las mejores de su vida. Y entonces, tres noches antes, el sueño lo había arruinado todo-esa horrible voz, dándole horribles noticias. No le había hablado a nadie sobre eso, ni siquiera a Jason.

Ahora ella ni siquiera lo tenía. Era como si alguien le hubiera borrado la memoria, y ella estaba atrapada en la peor “repetición” de todos los tiempos. Quería gritar. Jason estaba justo a su lado: sus ojos azul cielo, su muy corto cabello rubio, esa adorable cicatriz sobre su labio superior. Su cara era generosa y gentil, pero siempre un poco triste. El miro hacia el horizonte, ni siquiera dándose cuenta de ella. 

Mientras tanto, Leo estaba empezando a molestarse, como de costumbre. “Esto es genial!” escupió una pluma de Pegaso. “a donde vamos?”

“Un lugar seguro” dijo Annabeth. “El único lugar seguro para chicos como nosotros. El campamento mestizo”
“Mestizo?” Piper estaba inmediatamente en guardia. Odiaba esa palabra. Había sido llamada mestiza muchas veces-mitad Cherokee, mitad blanca- y nunca fue un cumplido. “es algún tipo de broma de mal gusto?”
“Ella quiere decir que somos semidioses” dijo Jason, “mitad dios, mitad mortal”
Annabeth miro hacia atrás. “Se ve que sabes un montón, Jason. Pero si, semidioses. Mi mamá es Atenea, diosa de la sabiduría. Butch es hijo de Iris, la diosa del arcoíris”
Leo se atraganto “tu mamá es la diosa del arcoíris”
“Algún problema con eso?” dijo Butch.
“No, no” dijo Leo “Arcoíris, muy macho
“Butch es nuestro mejor ecuestre” dijo Annabeth. “el se lleva bien con los pegasos”
“Arcoíris, ponis” murmuro Leo.
“Te voy a tirar de este carro” advirtió Butch.
“Semidioses,” dijo Piper “quieres decir que tú piensas que somos…que somos”

Un relámpago brilló. El carro se estremeció, y Jason gritó “fuego en la rueda izquierda!”

Piper dio un paso atrás. Efectivamente, la rueda estaba ardiendo, flamas blancas lamiendo el lado del carro.
El viento rugía. Piper miro detrás de ellos y vio formas oscuras formándose en las nubes, mas espíritus de tormenta iban en espiral hacia el carro- excepto que estos parecían más caballos que ángeles.
Ella empezó a decir “Porque son-”
Anemoi vienen en diferentes formas” dijo Annabeth “a veces humanos, a veces sementales, dependiendo de qué tan caóticos son. Aguanten. Esto se va a poner difícil”
Butch sacudió las riendas. Los pegasos se pusieron en una ráfaga de velocidad, el carro era borroso. El estomago de Piper se le metió en la garganta. Su visión fue negra, y cuando volvió a la normalidad estaban en un lugar totalmente diferente.

Un océano gris frio se extendía a su izquierda. Campos cubiertos de nieve, caminos y bosques se extendían a su derecha. Directamente por debajo de ellos había un valle verde, como una isla de primavera, con bordes de colinas cubiertas de nieve en tres de sus lados y agua hacia el norte. Piper vio un grupo de edificios, como antiguos templos griegos , una gran mansión azul, campos de pelota, un lago, y un muro de escalar que parecía estar en llamas. Pero antes de que realmente pudiera procesar todo lo que estaba viendo sus ruedas se desprendieron y el carro cayó del cielo.

Annabeth y Butch intentaban mantener el control. Los pegasos trabajaban para mantener el carro en un patrón de vuelo, pero estos lucían exhaustos de su explosión de velocidad, y soportar el carro y el peso de cinco personas era demasiado.

“El lago” grito Annabeth “apunta hacia el lago”
Piper recordó algo que su papá le había dicho una vez, sobre que golpear agua a una gran velocidad era tan malo como golpear cemento.
Y entonces- BOOM!
La mayor sorpresa fue el frio. Estaba bajo el agua, tan desorientada que no sabía cuál era el camino hacia arriba.
Solo tuvo tiempo para pensar: esta es una estúpida manera de morir. Entonces sus caras aparecieron en la verde oscuridad- chicas con largo cabello negro y brillantes ojos amarillos. Le sonrieron, la agarraron por los hombros y la alzaron.
La tiraron, jadeando y temblando, sobre la orilla. Cerca de allí, Butch estaba en el lago, cortando los destrozados arneses de los pegasos. Afortunadamente los caballos lucían bien, pero estaban sacudiendo sus alas y salpicando agua por todas partes. Jason, Leo y Annabeth ya estaban sobre la orilla, rodeados por chicos dándoles mantas y haciéndoles preguntas. Alguien tomo a Piper por los brazos y la ayudo a pararse. Al parecer los chicos caían al lago mucho, porque un detalle de los campistas fue correr con un gran soplador de hojas de bronce- mirando cosas y chorreando a Piper con aire caliente, y en unos dos segundos su ropa estaba seca.
Había por lo menos 20 campistas dando vueltas- el más joven tal vez 9, el más viejo de edad de universidad, 18 o 19- y todos ellos tenían camisetas naranjas como la de Annabeth. Piper volvió a mirar al agua y vio a las chicas extrañas justo debajo de la superficie, su cabello flotando en la corriente. Saludaron como, toodle-oo, y desaparecieron el las profundidades. Un segundo después los restos del carro fueron arrojados del lago y aterrizo cerca con un crujido mojado.

“Annabeth” un chico con un arco y un carcaj a la espalda se abrió paso entre la multitud. “te dije que te podría tomar prestado el carro, no destruirlo!”

“Will, lo siento!” suspiro Annabeth “lo arreglare, te lo prometo”
Will puso mala cara a su carro roto. Entonces evaluó a Piper, Leo y Jason “estos son? Tienen más de trece porque no han sido reclamados?”

“Reclamados?” pregunto Leo

Antes de que Annabeth pudiera responder, Will dijo “Alguna señal de Percy?”
“No” admitió Annabeth
Los campistas murmuraron. Piper no tenía idea de quién era este tal Percy, pero su desaparición parecía ser un gran problema.
Otra chica dio un paso al frente –alta, asiática, cabello oscuro en rizos, un montón de joyas y un maquillaje perfecto. De alguna manera ella lograba que unos jeans y una camiseta naranja parecieran glamorosos. Ella miro a Leo, fijo sus ojos en Jason como si pudiera ser digno de su atención, frunció los labios como si ella fuera un burrito de hace una semana que acabaran de sacar del contenedor de basura. Piper conocía ese tipo de chica. Había tratado con un montón de chicas como ella en la escuela Wildernees y cualquier otra estúpida escuela a la que su padre la había enviado. Supo instantáneamente que serian enemigas.
“Bien” dijo la chica “espero que valgan la pena”
Leo bufo “Vaya, gracias. Que somos, tus nuevas mascotas?”
“No es broma” dijo Jason “que tal algunas respuestas antes de que empiecen a juzgarnos –como que era ese lugar, porque estaban allí, cuánto tiempo tendrían que quedarse?”
Piper tenía las mismas preguntas. Pero una ola de ansiedad se apodero de ella. Valgan la pena. Si solo ellos supieran de su sueño. No tenían ni idea…
 “Jason” dijo Annabeth “Les prometo que responderé sus preguntas. Y Drew-” se giro hacia la chica glamorosa. “todos los semidioses valen ser salvados. Pero debo admitir, el viaje no resulto lo que yo esperaba”

“Hey” dijo Piper “Nosotros no pedimos que nos trajeras aquí”

Drew olfateo “Y nadie te quiere, cariño. Tu cabello siempre luce como un tejón muerto?”
Piper dio un paso adelante, lista para golpearla, pero Annabeth dijo “Piper, para!”
Piper lo hizo. Ella no estaba nada asustada por Drew, pero Annabeth no parecía como alguien a la que querrías como tu enemiga.
“Necesitamos hacer que los recién llegados se sientan bienvenidos,” dijo Annabeth, con una apuntando mirada a Drew. “vamos a asignarles a cada uno un guía, que les dé un tour por el campamento. Esperemos que en la fogata de esta noche, sean reclamados”
“podría alguien decirme que significa reclamado?” pregunto Piper.
De repente hubo un grito de asombro colectivo. Los campistas retrocedieron. Lo primero que pensó Piper fue que había hecho algo mal. Entonces se dio cuenta que sus caras estaban bañadas por una extraña luz roja, como si alguien hubiera encendido una antorcha detrás de ella. Se giro y casi se olvido de respirar.
Flotando encima de la cabeza de Leo estaba una ardiente imagen holográfica, un martillo ardiente.
“Eso” dijo Annabeth “Es reclamar”

“Que he hecho?” Leo retrocedió hacia el lago. Entonces miro a arriba y grito. “Esta mi pelo en llamas?”. se agacho, pero el símbolo le siguió, moviéndose y tejiendo así que parecía como si estuviera tratando de escribir algo en flamas con su cabeza.

“Esto no puede ser bueno” murmuro Butch “La maldición-”
“Butch, cállate” dijo Annabeth “Leso solo fuiste reclamado-”
“Por un Dios” interrumpió Jason “ese es el símbolo de Vulcano, no es así?”
Todas las miradas se volvieron hacia el
“Jason” dijo Annabeth cuidadosamente “como es que sabes eso?”
“No estoy seguro”
“Vulcano?” demando Leo “a mí ni siquiera ME GUSTA Star Treck. De que estás hablando?”
“Vulcano es el nombre romano para Hefestos” dijo Annabeth “El Dios de los herreros y del fuego”
El martillo de fuego se desvaneció, pero l seguía presionado por el aire como el temia le estaba siguiendo. “El Dios de qué? Quien?”
Annabeth se giro hacia el muchacho con el arco. “Will, podrías tomar a Leo, y darle un tour? Introdúcelo a sus compañeros en la cabaña nueve”

“Seguro”

“Que es cabaña nueve?”Pregunto Leo “y yo no soy un Vulcano!”
“Vamos, Señor Spock, te lo explicare todo” Will puso una mano sobre su hombro y se dirigieron hacia las cabañas.
Annabeth volvió su atención de nuevo hacia Jason. Usualmente a Piper no le gustaba que otras chicas chequearan a su novio, pero Annabeth no parecía pensar que él fuera un chico bien parecido. Ella lo estudiaba más como si fuera un proyecto complicado. Finalmente dijo “extiende tu brazo”
Piper vio lo que estaba mirando, y abrió mucho los ojos.
Jason se había quitado la cazadora después de su chapuzón en el lago, dejando sus brazos descubiertos, y en el interior de su antebrazo derecho había un tatuaje. Como Piper no lo había notado antes? Había mirado los brazos de Jason un millón de veces. El tatuaje no podría acabar de aparecer, pero era un grabado oscuro, imposible de olvidar: una docena de líneas rectas como un código de barras, y sobre eso un águila con las letras spqr.
“nunca he visto marcas como estas” dijo Annabeth “Donde las conseguiste?”
Jason negó con la cabeza. “Estoy realmente cansado de decirles esto, pero no lo sé”
Los otros campistas se empujaron, tratando de ver el tatuaje de Jason. Las marcas parecían incomodarlos mucho- casi como una declaración de guerra.
“parecen como si estuvieran quemadas en tu piel” observó Annabeth.
“Ellos fueron” dijo Jason. Entonces hizo una mueca como si su cabeza le doliera. “quiero decir…eso pienso. No puedo recordar”
Nadie dijo nada. Estaba claro que los campistas veían a Annabeth como una líder. Estaban esperando su veredicto.
“Necesita ir directamente con Quirón” decidió Annabeth. “Drew, Podrías-”
“Por supuesto” Drew lanzo su brazo alrededor de Jason. “Por aquí, dulzura. Te introduciré a nuestro director. El es….un chico interesante. ”le dio a Piper una mirada de suficiencia y condujo a Jason hacia la gran casa azul en la colina.
La multitud empezó a dispersarse, solo Annabeth y Piper se quedaron.
“Quien es Quirón?” pregunto Piper. “Esta Jason en algún tipo de problema?”
Annabeth vacilo. “Buena pregunta, Piper. Vamos, te daré un tour. Necesitamos hablar”

5 comentarios:

  1. No entiendo subieron o no el capitulo 3....

    ResponderEliminar
  2. Pues que te dire...hasta ahora llevo eso, pero me pendré a trabajar en este hoy, pero lo puse así para señalar que después de casi dos meses había terminado el dos. Y pues ese párrafo que puse es el primero del capitulo tres :D

    ResponderEliminar
  3. Buenisimo.....espero ansiosa poder terminar de leerlo...te agradesco mucho el esfuerzo en traducirlo..saludos

    ResponderEliminar
  4. muchas gracias por traducir el libro, acabo de terminar toda la saga y soy muy impasiente, de verdad te digo mil veses gracias por traducirlo y por seguir traduciendo

    ResponderEliminar
  5. hola saludos desde Panamá, me encanto la primera saga, y tal parece q la segunda seria igual de buena, sigue adelante. Felicidades:)

    ResponderEliminar