viernes, 14 de octubre de 2011

Los Heroes del Olimpo El Heroe Perdido Capitulo 7

VII JASON
Tan pronto como Jason vio la casa, supo que era hombre muerto.
"¡Aquí estamos!" Drew dijo alegremente. "La Casa Grande, sede del campamento."
No se veía amenazante, sólo una mansión de cuatro pisos pintada de azul claro con toques blancos. En el porche había sillones, una mesa de cartas, y una silla de ruedas vacía. Campanas de viento en forma de ninfas convertidas en árboles, giraban. Jason podía imaginar a ancianos viniendo aquí para pasar vacaciones de verano, sentados en el porche y bebiendo jugo de ciruela pasa mientras veían la puesta de sol. Sin embargo, las ventanas parecían que resplandecían hacia él como ojos enojados. La puerta abierta de par en par parecía a punto de tragárselo. En lo más alto, una veleta de águila de bronce giró con el viento y apuntó directamente a su dirección, como si estuviera diciéndole que diera la vuelta.
Cada molécula en el cuerpo de Jason le decía que estaba en terreno enemigo.
"No se supone que deba estar aquí", dijo.
Drew pasó su brazo a través del suyo. "Oh, por favor. Estás perfecto aquí, cariño. Créeme, he visto un montón de héroes."
Drew olía como a Navidad- una extraña combinación de pino y nuez moscada. Jason se preguntaba si ella siempre olía a eso, o si era algún tipo de perfume especial para las fiestas. Su delineador de ojos rosado era realmente una distracción. Cada vez que parpadeaba, se sentía obligado a mirarla. Tal vez ese era el punto, mostrar sus cálidos ojos castaños. Ella era bonita. No había duda de eso. Pero ella hizo que Jason se sintiera incómodo.
Él pasó su brazo lejos tan suavemente como pudo. "Mira, aprecio-"
"¿Es esa chica?" Drew hizo un mohín. "Oh, por favor, dime que no estás saliendo con la Reina del basurero."
"¿Quieres decir que Piper? Um..."
Jason no estaba seguro de cómo responder. No creía que haber visto en su vida a Piper antes de hoy, pero se sentía extrañamente culpable por ello. Sabía que no debía estar en este lugar. No debía hacerse amigo de estas personas, y ciertamente no debía salir con uno de ellos. Aún así... Piper había estado tomando de su mano cuando se despertó en el autobús. Ella creía que era su novia. Había sido valiente en la pasarela, peleando contra los venti, y cuando Jason la había atrapado en el aire y habían quedado cara a cara, no podía fingir que no había sentido un poco la tentación de besarla. Pero eso no estaba bien. Él ni siquiera sabía su propia historia. Él no podía jugar con sus emociones así.
Drew rodó los ojos. "Déjame ayudarte a decidir, cariño. Tú puedes hacerlo mejor. ¿Un tipo con tú look y un talento obvio?"
Ella no lo miraba, sin embargo. Ella estaba mirando un punto justo encima de su cabeza.
"Estás esperando una señal", supuso. "como la que apareció sobre la cabeza de Leo."
"¿Qué? ¡No! Bueno... sí. Quiero decir, por lo que he escuchado, tú eres bastante poderoso, ¿verdad? Vas a ser importante en el campamento, por lo que tu padre te reclamará de inmediato. Y me encantaría ver eso. ¡Quiero estar contigo en cada paso del camino! ¿Así que es tu padre o madre el dios? Por favor, dime que no es tu mamá. Yo te odiaría, si fueras un hijo de Afrodita" 
"¿Por qué?"
“Entonces serías mi medio hermano, tonto. No puedes salir con alguien de tu propia cabaña. ¡Qué asco! "
"¿Pero no están todos los dioses relacionados?" preguntó Jason. "¿Así qué no todo el mundo aquí es tu primo o algo así?"
“¡No eres lindo!, cariño el lado divino de tu familia no cuenta con excepción de tu padre. Así que alguien de otra cabaña—está en juego justo. Así que ¿Quién es tu padre divino--mamá o papá?"
Como de costumbre, Jason no tenía una respuesta. Miró hacia arriba, pero ningún rastro brillante apareció sobre su cabeza. En la parte superior de la Casa Grande, la veleta seguía señalando su dirección, y el águila de bronce era evidente que decía, da la vuelta, chico, mientras todavía puedes.
Entonces oyó pasos en el porche delantero. No--no-pasos--pezuñas.
"¡Quirón!" llamó Drew. "Este es Jason. ¡Es totalmente asombroso!"
Jason retrocedió tan rápido que casi tropezo. El que rodeo la esquina del porche era un hombre a caballo. Salvo que no estaba en el caballo--era parte del caballo. De la cintura para arriba era humano, con el pelo castaño y rizado y una barba bien recortada. Llevaba una camiseta que decía El Mejor Centauro del Mundo, y había un carcaj y arco atado a su espalda. Tenía la cabeza tan alta que tuvo que agacharse para evitar las luces del porche, porque a partir de la cintura para abajo, era un semental blanco.
Quirón comenzó a sonreír a Jason. Entonces el color desapareció de su rostro.
"Tú..." Los ojos del centauro llameantes como los de un animal acorralado."Deberías estar muerto."
Quirón ordenó a Jason--bueno, invitó, pero sonaba como una orden-que entrara en la casa. Él le dijo a Drew que regresara a su camarote, con lo que Drew no hizo lucio feliz.
El centauro trotó hacia la silla de ruedas vacía en el porche. Deslizó fuera su carcaj y arco y se apoyó en la silla, que se abrió como una caja de mago. Quirón entró con cautela en él con las piernas hacia atrás y comenzó a hundirse a sí mismo en un espacio que debería haber sido demasiado pequeño. Jason imaginó un camión dando marcha atrás-bip, bip, bip-la mitad inferior del centauro había ya desaparecido en la silla, y saltaron una serie de falsas piernas humanas cubiertas con una manta, por lo que Quirón parecía ser un tipo mortal normal en una silla de ruedas.
"Sígueme", ordenó. "Tenemos limonada."
El salón parecía que había sido tragado por una selva tropical. Vides curvas por las paredes y en todo el techo, Jason lo encontró un poco extraño. No creía que las plantas crecieran en el interior, especialmente en invierno, pero se trataban de hojas verdes y llenas de racimos de uvas rojas.
Sofás de cuero frente a una chimenea de piedra encendida. Enclavado en una esquina, un juego de Pac-Man arcade estilo antiguo sonó y parpadeó. Montados en las paredes habia un surtido de máscaras-sonriente/triste del tipo teatro griego, máscaras de carnaval con plumas, máscaras Carnevale venecianas con grandes narices en forma de pico, máscaras talladas de madera de África. La vid crecía a través de la boca de las máscaras por lo que parecía haber lenguas de hojas verdes. Algunos tenían uvas rojas a través de sus agujeros que parecían ojos saltones.
Pero lo más extraño era la cabeza rellena de leopardo encima de la chimenea. Lucía tan real, que sus ojos parecían seguir a Jason. Entonces gruñó, y Jason casi saltó de su piel.
"Basta, Seymour," reprendió Quirón. "Jason es un amigo. Compórtate."
"¡Esa cosa está viva!", Dijo Jason.
Quirón hurgó en el bolsillo lateral de su silla de ruedas y sacó un paquete de Snausages. Lanzó una al leopardo, que las rompió y pasó la lengua por sus los labios.
"Debes disculpar la decoración", dijo Chiron. "Todo esto fue un regalo de despedida de nuestro viejo director antes de que se reportara al Monte Olimpo. Él pensó que nos ayudaría a recordarlo. El Sr. D tiene un extraño sentido del humor. "
"El Sr. D ", dijo Jason. "¿Dionisio?"
"Mmm hmm". Quirón derramó limonada, aunque sus manos temblaban un poco. "En cuanto a Seymour, bueno, el señor D lo liberó de una venta de garaje en Long Island. El leopardo es el animal sagrado del Sr. D, ya ves, y el Sr. D consternado no podía permitir que una cosa así le sucediera a una criatura tan noble. Decidió concederle la vida, suponiendo que la vida como una cabeza montada era mejor que ninguna vida en absoluto. Debo decir que es un destino más amable que el que le dio el anterior propietario de Seymour."

Seymour le enseñó los colmillos y olfateó el aire, como si cazara para obtener más Snausages.
"Si es sólo una cabeza," dijo Jason ", donde va la comida cuando come?"
"Mejor no preguntar", dijo Chiron. "Por favor, siéntate."
Jason tomó un poco de limonada, aunque su estómago estaba revoloteando. Quirón se recostó en su silla de ruedas y trató con una sonrisa, pero Jason sabía que era forzada. Los ojos del anciano eran tan profundos y oscuros como pozos.
"Entonces, Jason", dijo, "¿Podrías recordarme--ah--de dónde eres?"
"Ojalá lo supiera." Jason le contó toda la historia, desde su despertar en el autobús al aterrizaje forzoso en el Campamento Mestizo. No vio ningún punto en ocultar los detalles, y Quirón era un buen oyente. Él no reaccionó a la historia, más allá de guiño alentador de más.
Cuando Jason terminó, el anciano tomó un sorbo de limonada.
"Ya veo", dijo Chiron. "Y debes tener preguntas para mí."
"Sólo una", admitió Jason. "¿Qué quiso decir cuando dijo que yo debería estar muerto?"
Quirón lo estudió con preocupación, como si esperara que Jason estuviera a punto de estallar en llamas. "Mi niño, ¿sabes lo que significan esas marcas en tú brazo? ¿El color de tu camisa? ¿Recuerdas de cualquier cosa? "
Jason miró el tatuaje en su antebrazo: SPQR, el águila, doce líneas rectas.
"No," dijo. "Nada."
"¿Sabes dónde estás?", Preguntó Quirón. "¿Entiendes lo que este lugar es, y quién soy yo?"
"Usted es el centauro Quirón," dijo Jason. "Supongo que tú eres el mismo de las viejas historias, quien entrena a los héroes griegos como Heracles. Este es un campamento de semidioses, hijos de los dioses olímpicos."
"¿Así que crees que los dioses aun existen?"
"Sí," dijo Jason inmediatamente. "Quiero decir, no creo que debamos rendirles culto o sacrificar pollos para ellos o cualquier cosa, pero siguen estando alrededor porque son una parte poderosa de la civilización. Se mueven de un país a otro como el centro de los cambios de poder--como se trasladaron de la antigua Grecia a Roma".
"No podría haberlo dicho mejor." Algo en la voz de Chiron había cambiado. "Así que ya sabes que los dioses son reales. ¿Tú estás preparado para ser reclamado, o no? "
“Tal vez” contestó Jason. "No estoy muy seguro."
Seymour, el leopardo rugió.
Quirón esperó, y Jason se dio cuenta de lo que acababa de suceder. El centauro había cambiado a otro idioma y Jason había comprendido, respondiendo automáticamente en la misma lengua.
"Quis erat" Jason vaciló, y luego hizo un esfuerzo consciente para hablar Inglés."¿Qué fue eso?"
"Sabes Latín", observó Quirón. "La mayoría de los semidioses reconocen algunas frases, por supuesto. Está en su sangre, pero no tanto como el griego antiguo. Ninguno puede hablar latín con fluidez sin la práctica."
Jason trató de envolver en su mente todo lo que eso significaba, pero demasiadas piezas faltaban en su memoria. Todavía tenía la sensación de que no debía estar allí. Era un error--y peligroso. Pero al menos Quirón no era amenazante. De hecho, el centauro parecía preocupado por él, temiendo por su seguridad.
El fuego se reflejaba en los ojos de Quirón, haciéndolos bailar impacientemente. "enseñe a tu tocayo, tú sabes, el original Jason. Tenía un camino duro. He visto a muchos héroes ir y venir. De vez en cuando, tienen un final feliz. La mayoría, no. Me rompe el corazón, como perder a un hijo cada vez que uno de mis pupilos muere. Pero tú- no eres como cualquier alumno que he enseñado. Tú presencia aquí podría ser un desastre."
"Gracias", dijo Jason. "Usted debe ser un maestro inspirador."
"Lo siento, mi niño. Pero es verdad. Yo esperaba que después del éxito de Percy-"
"Percy Jackson, quiere decir. El novio de Annabeth, el que está perdido"
Quirón asintió con la cabeza. "esperaba que después de haber tenido éxito en la Guerra del Titán y salvado el Monte Olimpo, podríamos tener un poco de paz. Podría ser capaz de disfrutar de un triunfo final, un final feliz, y tal vez retirarse en silencio. Yo no debería haberlo sabido mejor. Se aproxima el ultimo capitulo, tal como lo hizo antes. Lo peor está aún por venir."
En la esquina, el juego arcade hizo un sonido triste pew-pew-pew-pew, como el de un Pac-Man que acababa de morir.
"Ohh-kay", dijo Jason. "así que- el último capítulo, ya había sucedido antes, lo peor aún está por venir. Suena divertido, pero podemos volver a la parte donde se supone que debo estar muerto? No me gusta esa parte."
"Me temo que no puedo explicarla, mi muchacho. Juré sobre el río Estigia y sobre todas las cosas sagradas que nunca... "Quirón frunció el ceño. "Pero estás aquí, en violación del mismo juramento. Eso también, no debería ser posible. No lo entiendo. ¿Quién hubiera hecho tal cosa? ¿Quién-"
Seymour, el leopardo aullaba. Su boca se congeló, a medio abrir. El juego de arcade dejó de sonar. El fuego dejó de crujir, sus llamas, se endurecieron como cristal rojo. Las máscaras se quedaron mirando en silencio a Jason con sus ojos de uva grotescos y lenguas de hoja verde.
"¿Quirón?", preguntó Jason. "Qué está pas--"
El viejo centauro se había congelado, también. Jason saltó del sofá, pero Quirón seguía mirando el mismo lugar, con la boca abierta a mitad de la frase. Sus ojos no parpadeaban. Su pecho no se movió.
Jason, una voz dijo.
Por un momento horrible, pensó que el leopardo había hablado. Entonces de la boca de Seymour hervía niebla oscura, y un pensamiento aún peor se le ocurrió Jason: espíritus tormenta.
Cogió la moneda de oro de su bolsillo. Con un rápido tirón, se transformó en una espada.

La niebla tomó la forma de una mujer vestida de negro. Su rostro estaba encapuchado, pero sus ojos brillaban en la oscuridad. Sobre sus hombros llevaba como capa una piel de cabra. Jason no estaba seguro de cómo sabía que era piel de cabra, pero lo reconoció y sabía que era importante.

¿Podrías atacar a tú patrona? la mujer reprendió. Su voz resonó en la cabeza de Jason. Baja tu espada.
"¿Quién eres tú?", Exigió. "Cómo has hecho--"
Nuestro tiempo es limitado, Jason. Mi prisión se hace más fuerte por la hora. Me tomó un mes para reunir la energía suficiente para trabajar incluso la más pequeña magia a través de los ataduras. Me las he arreglado para traerte aquí, pero ahora tengo poco tiempo, y poder incluso menos. Esta puede ser la última vez que pueda hablar contigo.
"¿Estás en la cárcel?" Jason decidió tal vez no bajaría su espada. "Mira, yo no te conozco, y no eres mi patrona."
Tú me conoces, insistió. Te he conocido desde tu nacimiento.
"Yo no recuerdo. No recuerdo nada".
No, no lo haces, ella estuvo de acuerdo. Eso también fue necesario. Hace mucho tiempo, tu padre me dio tu vida como un regalo para aplacar mi ira. Él te llamó Jason, después mi mortal favorito. Tú me perteneces.

"Whoa," dijo Jason. "Yo no pertenezco a nadie."
Ahora es el momento de pagar tú deuda, dijo. Busca mi prisión. Libérame, o su rey se levantará de la tierra, y seré destruida. Y nunca recuperarás tu memoria.
"¿Es una amenaza? ¿Tomaste mis recuerdos?"
Tienes hasta el atardecer del solsticio, Jason. Cuatro cortos días No me falles.
La mujer oscura se disolvió, y la niebla se enroscó en la boca del leopardo.
El tiempo se descongeló. El aullido de Seymour se convirtió en una tos como si hubiera aspirado una bola de pelo. El fuego crepitó a la vida, la máquina árcade sonó, y Quirón dijo:"¿--se atrevería a traerte aquí?"
"Probablemente, la dama en la niebla", Jason ofreció.
Quirón lo miró con sorpresa. "no estabas sentado...por qué tienes una espada desnuda?"
"Odio decirte esto," dijo Jason, "pero creo que tu leopardo acaba de comer a una diosa."
Le dijo a Quirón de la visita que había congelado el tiempo, la figura nebulosa oscura que desapareció en la boca de Seymour.
"Oh, querido,” murmuró Quirón. "Eso no explica mucho."
“Entonces, por qué no puedes explicarme mucho a mí? ", Dijo Jason. "Por favor".
Antes que Quirón pudiera decir algo, resonaron pasos afuera en el porche. La puerta principal se abrió con fuerza, y, Annabeth y otra chica, una pelirroja, irrumpieron, arrastrando a Piper entre ellas. La cabeza de Piper colgaba como si estuviera inconsciente.
"¿Qué pasó?" Jason corrió. "Qué pasó con ella?"
"Cabaña de Hera,” jadeó Annabeth, como si hubieran corrido todo el camino. "Visión. Mala".
La chica pelirroja alzó la vista, y Jason vio que ella había estado llorando.
"Creo que..." La chica pelirroja tragó saliva. "Creo que pude haberla matado." 

No hay comentarios:

Publicar un comentario