viernes, 22 de noviembre de 2013

La Casa de Hades XXXI Percy

DURANTE UN EMOCIONANTE MINUTO , Percy se sintío como si estuviera ganando. Riptide cortaba los arai como si estuvieran hechas de azúcar en polvo. Uno entró en pánico y se dio de bruces contra un árbol. Otra chilló y trató de volar lejos , pero Percy le cortó sus alas y la envio en espiral hacia el abismo .
Cada vez que un demonio se desintegraba, Percy sentía una pesada sensación de miedo como si otra maldición hubiese sido colocada sobre el. Algunas eran duras y dolorosas : una puñalada en el estómago , una sensación de ardor como si lo estuviera chorreando un soplete. Algunas eran sutiles : un escalofrío en la sangre, un tic incontrolable en su ojo derecho .
En serio, ¿quién te maldice con su último aliento y dice : Espero que te de un tic en los ojos!
Percy sabía que había matado a un montón de monstruos , pero nunca había pensado en ello desde el
punto de vista de los monstruos . Ahora, todo el dolor, la ira y la amargura se vertían sobre él, minando su fuerza.
Los arai seguían llegando . Por cada uno que cortaba, seis más parecían aparecer.
Su brazo de la espada se cansó . Le dolía el cuerpo , y su visión estaba borrosa. Trató de hacer su camino hacia Annabeth , pero estaba fuera de su alcance , gritando su nombre mientras vagaba entre los demonios.
Cuando Percy tropezo hacia ella , un demonio se abalanzó y le hundió sus dientes en el muslo. Percy rugió .el rebano al demonio y lo redujo a polvo, pero inmediatamente cayó de rodillas .
Su boca quemaba peor que cuando trago el agua ardiente del Flagelonte. Se dobló
otra vez, estremeciéndose y  con arcadas, como si una docena de serpientes ardientes estuvieran haciendo su camino hacia el esófago .
Has elegido, dijo la voz del arai , la maldición de Phineas ... una excelente muerte dolorosa .
Percy intentó hablar . Su lengua se sentía como si estuviera en un microondas. Recordó el viejo rey ciego que había sido perseguido por arpías a traves de Portland con una podadora . Percy le había desafiado a un concurso, y el perdedor había bebido un frasco mortal de sangre de Gorgona . Percy no recordaba que el viejo ciego murmurara una maldición final, pero como Phineas se había disuelto y vuelto al Inframundo, probablemente no le había deseado a Percy una vida larga y feliz.
Después de la victoria de Percy, Gaia le había advertido : no presiones tu suerte. Cuando llegue tu muerte, prometo que será mucho más dolorosa que la sangre de Gorgona.
Ahora estaba en el Tártaro , muriendo por la sangre de Gorgona , más una docena de otras maldiciones agonizantes , mientras él veia a su novia tropezar alrededor , impotente y ciega creyendo que la había abandonado. Agarró su espada. Sus nudillos empezaron a evaporarse. Humo blanco rizado salia de sus antebrazos .
No voy a morir así , pensó.
No sólo porque fuera doloroso y estuviera insultantemente lisiado, sino porque Annabeth lo necesitaba. Una vez que estuviera muerto , los demonios voltearian su atención hacia ella. Él no podía dejarla sola.
El arai se agrupo en torno a él , riéndose y silbando .
Tu cabeza estallara primero, especuló la voz.
No, la voz se respondió a sí misma desde otra dirección. Se quemara todo a la vez .
Hicieron sus apuestas sobre cómo iba a morir ... ¿qué tipo de quemadura dejaría en el suelo.
'Bob ', dijo con voz ronca . " Te necesito ".
Una súplica desesperada . Apenas podía oírse a sí mismo . ¿Por qué Bob responderia a su llamado por segunda vez? El Titan sabía la verdad ahora . Percy no era su amigo .
Alzó los ojos por última vez. Sus alrededores parecían parpadear. El cielo ardía y el suelo estaba ampollado.
Percy se dio cuenta de que lo que veia del Tártaro sólo era una versión suavizada de su verdadero horror -sólo lo que su cerebro de semidiós podía manejar. Lo peor de todo estaba cubierto , de la misma forma en que la niebla cubria a los monstruos de ojos mortales . Ahora, como Percy moria, empezó a ver la verdad.
El aire era el aliento del Tártaro. Todos estos monstruos eran sólo las células sanguíneas circulando a través de su cuerpo. Todo lo que Percy veía era un sueño en la mente del dios oscuro del foso.
Esta debia haber sido la forma en que Nico había visto el Tártaro, y casi había destruido su cordura.
Nico ... una de las muchas personas a las que Percy no había tratado muy bien. Él y Annabeth sólo habían llegado hasta alli a través del Tártaro porque Nico di Angelo se había comportado como un verdadero amigo de Bob.
Ves el horror del foso? dijo el arai con dulzura. Rindete, Percy Jackson. ¿No es mejor la muerte
que soportar este lugar?
' Lo siento, ' murmuró Percy .
Se disculpa! chilló el arai con deleite. Lamenta su vida fracasada, sus crímenes contra los hijos del Tártaro !
"No" dijo Percy. "Lo siento , Bob. Debería haber sido honesto contigo. Por favor ... perdóname. Protege a Annabeth"
No esperaba que Bob lo escuchara o lo atendiera , pero se sentía bien limpiar su conciencia. No podía culpar a otra persona por sus problemas. Ni a los dioses . Ni es Bob . Ni siquiera podía culpar a Calypso , la chica que había dejado sola en esa isla. Tal vez ella se había vuelto amargada y maldijo a la novia de Percy por la desesperación .
Aún así ... Percy debería haber seguido a Calypso, asegurarse de que los dioses le quitaran su exilio en
Ogygia como lo habían prometido . Él no la había tratado mucho mejor de lo que había tratado a Bob . Él  ni siquiera había pensado mucho en ella, aunque su planta, lazo de luna, todavía florecia en la maceta de la ventana de su madre.
Tomó todo su esfuerzo restante, pero se puso de pie. Vapor rosa se levantaba de su cuerpo entero . Sus piernas se sacudieron . Sus entrañas agitadas como un volcán .
Al menos Percy podía pelear. Levantó a Riptide .
Pero, antes de que pudiera golpear , todo los arai delante suyo explotaron en polvo.

_____________________________________________
*Ogygia: Isla que es hogar-y prisión de la ninfa Calypso

No hay comentarios:

Publicar un comentario