martes, 24 de diciembre de 2013

La Casa de Hades XLV Percy

PERCY SINTIO NOSTALGIA POR EL PANTANO .
Nunca pensó que echaría de menos dormir en la cama de cuero de un gigante en una choza hecha de huesos de drakon en un enconado pozo negro, pero en este momento le sonaba como el Eliseo .
Él, Annabeth y Bob tropezaron a lo largo de la oscuridad, el aire era denso y frío , el suelo alternaba trozos de rocas puntiagudas y charcos de lodo . El terreno parecía estar diseñado de manera que Percy nunca pudiera bajar la guardia . Incluso caminar diez pies era agotador.
Percy había comenzado a sentirse fuerte de nuevo desde la cabaña del gigante, con la cabeza despejada, el estomago lleno de cecina de drakon de sus paquetes de provisiones. Ahora sus piernas le dolían . Cada músculo le dolía . Se puso una túnica improvisada de cuero de drakon sobre su camiseta destrozada, pero no hizo nada para protegerle del frío .
Su enfoque se redujo al suelo delante de él . No existía nada excepto eso y Annabeth a su lado.
Cada vez que sentía que se rendia , que se desplomaba el mismos , y que moría (que era, como, cada diez
minutos) , se acercaba y le tomaba la mano, sólo para recordar que había calidez en el mundo.
Después de la charla de Annabeth con Damasen , Percy estaba preocupado por ella . Annabeth no cedió a la desesperación con facilidad, pero mientras caminaban se limpiaba las lágrimas de sus ojos, tratando de no dejar que Percy las viera. Sabia que odiaba cuando sus planes no funcionaban . Estaba convencida de que necesitaban la ayuda de Damasen , pero el gigante les había rechazado .
Una parte de Percy se sentia aliviada. Le preocupa lo suficiente que Bob permaneciera en su lado una vez llegaran a las puertas de la muerte . No estaba seguro de querer a un gigante como su copiloto , incluso si el gigante podía cocinar un plato de guiso.
Se preguntó qué había pasado después de salir de la choza de Damasen. No había oído a sus perseguidores en horas, pero podía sentir su odio ... especialmente el de Polibotes. Ese gigante estabas atrás allí en algún lugar, siguiéndolos , empujándolos más profundo en el Tártaro .
Percy trataba de pensar en cosas buenas para mantener su ánimo - el lago en el Campamento Mestizo , la vez que había besado a Annabeth bajo el agua. Trató de imaginarse a los dos juntos en Nueva Roma, caminando a través de las colinas de la mano. Pero el campamento Júpiter y el Campamento Mestizo parecían sueños.
Sentía como si sólo existiera el Tártaro . Este era el mundo real - la muerte , la oscuridad , el frío, el dolor. Había estado imaginando el resto.
Se estremeció . No. Era la fosa que le hablaba , minando su resolución. Se preguntó cómo Nico habia sobrevivido allí abajo solo sin volverse loco. Ese chico tenía más fuerza de la que Percy había creído. Cuanto más profundo viajaban , más difícil se volvió a mantener la concentración.
" Este lugar es peor que el río Cocito", murmuró .
' Sí , ' Bob le respondió alegremente. ' Mucho peor ! significa que estamos cerca . '
Cerca de qué? Percy se preguntó . Pero no tenía la fuerza para preguntar. Se dio cuenta de que el gato Pequeño Bob se había escondido en el overol de Bob de nuevo, lo que reforzaba la opinión de Percy de que el gatito era el más inteligente del grupo.
Annabeth entrelazó los dedos con los suyos. A la luz de su espada de bronce , su rostro era hermoso.
" Estamos juntos ", le recordó. " Vamos a salir de esto. '
Había estado tan preocupado por levantar su ánimo , y aquí era ella la que lo tranquilizaba a el.
"Sí" estuvo de acuerdo. " Pan comido ".
"Pero la próxima vez" dijo ella , "quiero ir a un lugar diferente en una cita. "
"París era agradable, ' , recordó.
Ella esbozó una sonrisa. Meses atrás , antes de que Percy tuviera amnesia, habían tenido una cena en París una noche, cortesía de Hermes . Eso parecía otra vida.
 Me conformaría con Nueva Roma" le ofreció . "Mientras estes allí conmigo. '
Hombre , Annabeth era impresionante. Por un momento , Percy realmente recordaba lo que era sentirse
feliz. Tenía una novia increíble. Podrían tener un futuro juntos.
Luego la oscuridad se disperso con un suspiro enorme, como el último aliento de un dios que moria . Delante de ellos había un claro - un campo estéril de polvo y piedras. En el centro, a unos veinte metros de distancia, arrodillada había la horrible figura de una mujer, con la ropa hecha jirones , sus extremidades demacradas, su verde piel coriácea.
Tenía la cabeza inclinada mientras sollozaba en silencio, y el sonido hizo añicos todas las esperanzas de Percy .
Se dio cuenta de que la vida no tenía sentido. Su esfuerzo era por nada. Esta mujer gritó como si estuviera de luto por la muerte de todo el mundo.
"aquí estamos" anunció Bob . ' Akhlys puede ayudar. '

No hay comentarios:

Publicar un comentario